Socios de Urban Waste se fijan en Santander por la innovación en la gestión de residuos

17-03-2017

Imagen Una delegación formada por representantes de las ciudades piloto y el Gobierno de Canarias, como coordinador, ha comprobado sobre el terreno cómo se gestiona este servicio y las innovaciones incorporadas.

Una delegación de socios del proyecto europeo Urban Waste, orientado a la mejora de la gestión de residuos en ciudades turísticas, ha comprobado sobre el terreno el funcionamiento del sistema inteligente de residuos de Santander como modelo de incorporación de tecnologías y sistemas innovadores para ahorrar costes y mejorar la eficiencia de este servicio.

Según ha destacado el concejal de Medio Ambiente, José Ignacio Quirós, Santander cuenta en la actualidad con más de 7.000 dispositivos y sensores repartidos en papeleras y contenedores de toda la ciudad, así como en vehículos de limpieza y recogida, que permiten mejorar la organización del servicio y optimizar rutas.

Gracias a este despliegue tecnológico se pueden conseguir ahorros de entre un 5 y un 15 por ciento en el consumo de combustible y en las emisiones de CO2, o aumentar hasta en un 30 por ciento el volumen de residuos recolectados a través de la recogida selectiva, tal como ha señalado el edil.

“La tecnología se convierte así en una aliada para prestar un mejor servicio a nuestros ciudadanos, para adaptarnos a los cambios que se registran a lo largo del año en función de la demanda o del aumento poblacional asociado al turismo, y en definitiva, para conseguir una gestión más eficiente y sostenible”, ha enfatizado Quirós.

El concejal de Medio Ambiente ha sido el encargado de abrir la sesión de trabajo que han celebrado hoy los socios del proyecto en el Palacio de la Magdalena, en la que se les ha explicado con detalle todo el modelo de gestión de residuos en la ciudad, con especial atención al despliegue tecnológico realizado en el servicio.

De esta forma, han completado la visita de campo realizada este miércoles a algunas de las instalaciones, en la que pudieron comprobar cómo se planifican las rutas de recogida selectiva en función de la información que suministran los sensores de llenado, y visitaron también varios puntos limpios y la planta de recogida neumática de residuos de La Marga.

El servicio de gestión de residuos santanderino tiene hoy una red de más de 7.000 dispositivos y sensores que aportan datos de todo tipo, una información que se procesa y gestiona a través de una única plataforma.

Desde esta plataforma se accede, por ejemplo, a la información que suministran los casi 6.000 tags instalados en contenedores y papeleras, con los que se puede hacer un seguimiento de las características y ubicación de cada uno de ellos, o de las últimas operaciones de vaciado, limpieza y mantenimiento.

Además, hay más de 1.200 sensores de llenado colocados en todos los contenedores de reciclaje de envases y cartón que permiten conocer en tiempo real el estado de cada uno de ellos para planificar las rutas.

Y a todos estos dispositivos se añaden también sensores ambientales en parte de la flota de vehículos que miden parámetros relacionados con la calidad del aire, la temperatura o la humedad, así como para la detección de contaminantes y partículas en suspensión.

Proyecto Urban Waste

Los socios del proyecto Urban Waste que visitan estos días Santander han conocido todos estos detalles y la operativa del servicio como un ejemplo de buenas prácticas en la gestión de residuos.

También otros socios han presentado sus experiencias en las sesiones de trabajo, en las que, además, han revisado y puesto en común los avances realizados hasta ahora en el marco del proyecto, y han debatido sobre los próximos pasos.

El proyecto Urban Waste, financiado por la Comisión Europea en el marco del programa Horizonte 2020 trata de plantear estrategias que permitan reducir el impacto de la actividad turística para el medio ambiente en términos de generación de residuos, dada la estacionalidad de esta actividad y las especificidades de esta industria y de los turistas como productores de residuos.

El proyecto apuesta por la sensibilización y la implicación del sector y los propios turistas, la implantación de buenas prácticas y el uso de innovaciones tecnológicas con el fin de reducir el volumen de residuos generados, mejorar su gestión y potenciar la reutilización y el reciclaje.

En la reunión de Santander han participado representantes de la capital cántabra, junto con socios procedentes de Copenhague, Kavala, Nicosia, Siracusa, Dubrovnik, Florencia, Niza, Lisboa, Tenerife y Ponta Delgada (las otras diez ciudades piloto), así como una delegación del Gobierno de Canarias y del Ayuntamiento del Puerto de la Cruz.

En total, en el proyecto Urban Waste participan 27 socios de España, Países Bajos, Bélgica, Dinamarca, Austria, Grecia, Italia, Francia, Suecia, Croacia, Portugal y Chipre, entre los que se incluyen las 11 ciudades piloto, universidades, consultorías ambientales y centros de investigación.

Fuente: Portal Ayuntamiento de Santader